Los delitos de robo con fuerza se sitúan entre los más habituales en nuestro país. Decidir instalar puertas blindadas parece pertinente, especialmente, por su buena relación entre seguridad y precio. Descubramos más sobre estas puertas de seguridad.

Características que las distinguen

Las puertas blindadas constan de unas placas de madera, aleación y metal recubiertas de una chapa de 2 milímetros de acero que le confiere gran resistencia y aislamiento frente al fuego, a los gases, al frío o al calor.

Como elementos adicionales de seguridad, el cilindro de la cerradura neutraliza cualquier manipulación con taladro o ganzúas y, al introducir la llave, se acciona el bloqueo en las 4 direcciones.

Las llaves son computadas (hechas a medida), por lo que resulta muy difícil copiarlas.

Ventajas

Por el equilibrio entre el número y tamaño de las bisagras y su peso, estas puertas tienen una vida media de 15 años. Los perfiles que las integran son efectivos en la contención del intento de forzar la puerta para abrirla, por lo que el grado de seguridad brindado es aceptable.

Su precio y capacidad de actuar como aislante acústico completan la lista de sus ventajas más destacables.

Puertas blindadas

Precio

Por lo general, son un 25 % más económicas que las puertas acorazadas. Su precio oscila entre los 400 y 700 euros. Quizás esto explique su creciente demanda no solo para proteger el acceso de comercios y oficinas, sino también el de pisos y viviendas, en general.

Instalación

Es este un aspecto a considerar tanto como la inversión realizada en la puerta. De nada servirá ese desembolso si encargamos su instalación a alguien poco cualificado.

La instalación puede acometerse soldándola a los pilares o empleando tacos expansivos, pero lo más frecuente es afrontarla con obra de albañilería.

Si nos preocupa preservar nuestra familia y vivienda, este tipo de puertas es válida en cualquier tipo de establecimiento.