Al decorar una casa siempre se plantea el problema de la combinación de colores, pero en los últimos años ha surgido una tendencia en interiorismo que elimina de raíz esta cuestión porque apuesta por el blanco más puro, y este combina con todos los colores imaginables.

El blanco es tendencia

La decoración se ha rendido a los pies del color blanco porque es versátil y muy transformable. Cualquier color conjunta perfectamente con él y, gracias a esto, se pueden componer espacios muy bonitos y diferentes con muy poco.

Es perfecto para la época veraniega porque es un color fresco que, gracias a su luminosidad, aporta mucha luz a todas las estancias y da pureza y sensación de limpieza a la casa, además de resultar muy acogedor y ordenado.

Puertas lacadas en blanco, nueva tendencia decorativa

¿Cómo decorar en blanco?

El blanco ha tomado mucha fuerza y, por ello, en el mercado existen muchísimos elementos que permiten decorar con este color.

Para empezar, las puertas lacadas en color blanco se están convirtiendo en un imprescindible en viviendas y empresas. En L&R Puertas, por ejemplo, ofrecemos un amplísimo catálogo de puertas lacadas a medida en diferentes acabados y formas para adaptarlas al gusto de todos los clientes. Estas puertas son mucho más duraderas, más resistentes, de más calidad y más fáciles de mantener limpias.

Las paredes en color claro darán mucha amplitud a las estancias y, combinadas con las puertas lacadas, proporcionan un resultado genial.

Colocar muebles blancos otorgará esa sensación de limpieza que todo hogar necesita. Sofás, sillas, mesas, alfombras, adornos, lámparas… las opciones son ilimitadas.

Para dar toques de color se puede elegir cualquier tono. El negro, el rojo, el gris o el verde quedarán muy bien en contraste con el fondo pálido. También, es posible agregarle diferentes materiales como madera, azulejo, cerámica o mármol en suelos, muebles y complementos. La apariencia nívea de la estancia hará resplandecer cualquier pequeño detalle.